Una caja para dormir

Hoy hay sueño. Mucho. Desconocemos si es cosa del cambio horario, de la astenia primaveral o de que nos hacemos viejos. Pero hay sueño. Insistimos: mucho. Así que en la búsqueda de un remedio para nuestro mal hemos dado con este peazo cacharro, que esperamos ver muy pronto implementado en aeropuertos, estaciones y demás lugares por los que el género humano transitamos (Es que decir que queremos uno para la oficina ya nos parece demasiado). Se llama Sleepbox y es eso, una caja para dormir en ella.

Una cama equipada con un sistema automático de cambio de sábanas, sistema de ventilación, televisión, Wifi, enchufes para cargar tu teléfono, portátil y demás aparatos “imprescindibles”, un hueco para dejar tu equipaje… Ideal para cuando ya no puedes con el cuerpo. Para cuando el avión que te lleva a casa se retrasa. Para hacer una paradita después de un montón de horas conduciendo. Ideal para hoy y ahora mismo. “¿Me pone 30 minutos de cama mullida por favor?”