¿Por qué nos haces esto, Muji?

No lo entendemos. ¿Cómo es posible? Sin dudarlo (y sin pensarlo demasiado, básicamente por que ahora mismo estamos tratando de buscar algo en su web y no lo encontramos) nominamos la web de Muji como la peor del mundo mundial.

Muji

Cualquiera que haya visitado las principales calles comerciales de casi cualquier capital del mundo (consumista) habrá visto una tienda de Muji. Cualquiera que haya entrado, habrá picado. Y cualquiera que haya picado, querrá más Muji.

Muji es… el paraíso de todos los que de niños nos quedábamos embobados ante la belleza de una caja de rotuladores: la escala cromática, todos en fila formales y ordenaditos… hum! (así como lo diría el gran Juan de Pablos)

Pero a lo que vamos: Muji. Muji es la abreviatura de Mujirushi Ryohin, que en japonés significa “producto sin marca” y lo que venden es eso: cosas sin marca (pero a precio de marca, desgraciadamente para nuestros bolsillos). Cosas Simple-s, pero con ese “algo” que un buen diseño es capaz de aportar a cualquier producto. Clips, bolígrafos, camisas, toallas, lectores de CDs, zapatillas de estar en casa, chubasqueros, camas… de casi todo.

Eso si. No pretendas entrar en su web a buscar nada. ¿Hay alguien ahí fuera que entienda ese calendario en el que uno tiene que hacer no se sabe qué? (o por lo menos nosotros no hemos llegado a adivinar el qué). Además tarda infinito en cargarse y luego está el bonito detalle de que eso que has encontrado y de lo que te has enamorado (y que necesitas ya!), resulta que sólo se vende en Japón. No hombre, no… ¡Eso no se hace!

Así que con gran tristeza y pena en nuestro corazón, tenemos que ponerle un negativo a Muji, en la esperanza de que sea sólo algo pasajero y rápida y prontamente se subsane esta situación, para que Muji sea una de nuestras Lovemarks sin peros.