Conste que…

si no venimos a la oficina en bici es porque no tenemos unas de estas:

Efectivamente, divina cadena con la que candar tu bicicleta, y no esos tronchos que se ven por ahí. Y es que como dice el jefe: “pudiendo hacer bonito, ¿por qué hacer feo?”. Así que si, es la falta de esta glamourosa cadena la que nos impide venir en bicicleta a trabajar. El repecho que hay que subir desde el Ayuntamiento no nos asusta. Ni la lluvia. Ni la pereza. Nooo. Es por que no tenemos la Ivy de Sono Mocci.

Anuncios