Confesión vía iPhone

A estas alturas del cuento ya sabes que pecar es fácil, gratis, la mayoría de las veces divertido y que siempre, siempre, está al alcance de la mano. Bueno, pues a partir de ahora la confesión también (por lo menos si tienes un iPhone o un iPad y estás dispuesto a gastarte 1’59€). Y es que ya está disponible “Confession: A Roman Catholic App”

Una aplicación de lo más elaborada que permite hacer examen de conciencia según tu edad, sexo o estado civil (porque todos somos pecadores, pero hay muchas modalidades), que te permite añadir tus propios pecados (si es que eres de lo más creativo y los tuyos no aparecen en el listado original), y que incluso ofrece 7, ¡señora 7!, actos de contrición entre los que elegir el que más va con tu estilo.

Eso sí: si lo que quieres es la absolución te va a tocar ir a estar con el cura, por que esta aplicación es muy completita, pero no tanto (por lo menos en la versión 1.0.2, que es la que nos ocupa). Y es que la iglesia le ha dado su bendición como “herramienta para prepararse para el sacramento”, pero nada de nada de darte por auto absuelto sin haber puesto al día de tus más íntimas barbaridades al señor cura. Ya lo sabes.

Email ‘n Walk

Hay dos opciones: que seas de los afortunados que ya tienen un Iphone o que seas de los que no pierden la esperanza de tenerlo algún día. (Vale, quizá seas uno de esos bichos raros que prefieren otro móvil, pero que sepas que sois muy pocos y muy raros, quizá te convendría mirártelo) Bueno, pues para los que ya tienen el teléfono dichoso o para cuando lo tengas, ahí va una aplicación que es absurda en si misma, que no aporta demasiado, pero que puede salvarte la vida.

iTunesEmail ‘n Walk se llama el invento, y sirve para poder escribir mails en tu teléfono mientras caminas, ya que utiliza la cámara del teléfono para permitirte ver lo que tienes delante mientras tecleas.

Así de SIMPLE. Así de básico. Pero no quisiéramos que un día, por responder a un mensaje, te atropelle un coche. Así que responde en marcha si quieres, pero por lo menos que no tengamos que ir a un funeral por semejante tontería.

Para descargarte la aplicación, pincha aquí
¡Y sólo cuesta 0’79 centimitos, María!