Llegamos Tarde

Quién fuera niño hoy en día. En nuestros tiempos no había estas cosas, y aún así vaya bien que hemos salido… Y todo esto viene a cuento de la Childrens Paper Chair, una silla de papel en la que la tierna criaturita con dotes artísticas puede sentarse “cómodamente” mientras da rienda suelta a su imaginación. 500 metros de papel por delante con aspecto de rollo de papel de WC para garabatear libremente. Además el papel ya pintado se va almacenando por detrás, de forma que los orgullosos padres pueden conservar la obra y observar su evolución a lo largo del tiempo. Ah!, y es un diseño de Charlotte Friis.

silla1