Un mix imposible

Hoy te lo vamos a poner difícil, muy difícil. ¿Eres capaz de imaginar qué es lo que puede salir de mezclar a Nirvana con Rick Astley? Si, Nirvana con Rick Astley, en la misma frase, mezclados, juntos. El melenas y el pelirrojo. Los 80’s y los 90’s. El pop y el grunge. Pues sale… una mierda. En SIMPLE creemos en la máxima de que cuando algo funciona, es mejor no tocarlo. Así que no insistas: nos gusta como está. Es mejor no tocarlo. Así está bien. Así funciona. Créenos.

El tamaño importa

Si: importa, ¡y mucho!. Gracias a este vídeo no tenemos duda. Nunca antes nos había quedado tan claro todo lo que nos perdemos por ajustar el formato de las películas al tamaño del monitor de la TV. ¡Horror!. Ya nunca más. Lo prometemos. A partir de ahora cualquier película que emitan por TV en 16:9 la vamos a ver en 16:9. Forever. Por que… ¡el tamaño si que importa!

Alucinante

Estas fotografías pertenecen a High Glitz, una serie de retratos de Susan Anderson sobre el extravagante mundo de los concursos de belleza infantiles. Si quieres verlas todas pincha aquí. Nosotros nos hemos quedado mudos.

girlhigh-glitz

Cosas que NO llevar a la playa (si eres hombre)

No: con el “si eres hombre” del título no aludimos a “valentía” o similares connotaciones machistas. Lo que queremos decir es que si perteneces al sector humano al que le cuelga cierto apéndice entre las piernas NO vale ir a la playa con un bañador diseñado para el cuerpo del grupo humano al que entre las piernas no le cuelga nada de nada. Ponte bermudas, más cortas o más largas; ponte braga náutica, si estás dispuesto a que nos riamos; ponte esas cosas ceñidas que se han inventado últimamente y que tanto predicamento tienen entre los llamados “metrosexuales”, italianos y similares… ¡¡Pero el bañador de tu novia, NO!!

jim-carrey-jenny-mccarthy-same-swimsuit-05

Conste que Jim Carrey tiene excusa, que lo de lucir palmito de esta guisa fue a cuenta de que los paparazzis les estaban friendo a fotos a él y a la novia mientras paseaban por la playa y ni cortos ni perezosos se fueron a casa (es lo que tiene vivir en primera línea en Malibú) y al de 5 minutos salieron de casa así de guapos. Vale, como broma nos hace gracia. Pero ahora que ya has visto la foto (y que nunca podrás olvidarla) piensa que Jim Carrey es una estrella de Hollywood, que se dedica a la comedia y que de esta forma se garantizaba salir en los medios quedando mucho más “elegante” y simpático que partiéndole la cara a un fotógrafo. Tu nunca vas a reunir todos estos requisitos, así que abstente de intentarlo. NO. Nunca. De verdad que no. Así de SIMPLE. Fin de la historia.

jim-carrey-404b_685132c

AAAGGGGHHHH!!!!

Polaroid BarbucciHoy toca cagarse en los bancos. Si, porque el viernes pasado nos hicieron una transferencia y no ha llegado el dinero todavía, y ¡anda que no están cabreados!. Yo no sé para qué quieren estos el dinero, ni por qué se ponen tan nerviosos… si fuese que estamos hablando de pienso, o de que talen todos los árboles de mi parque lo entendería, pero ¿por dinero?…

Resulta que, según las pesquisas que han estado haciendo (vamos, que cada vez que han llamado para preguntar dónde estaba su dinero, ¡y han sido unas cuantas!) los bancos se mueven por parámetros diferentes a los de el resto del universo. Y por eso han decidido que los bancos son la lacra del mundo y todos son unos burros, por no llamarles algo mucho menos fino (todos menos un marido que conocemos por aquí). Porque dicen en esta oficina que no tiene ni pies ni cabeza que necesiten tres días “naturales” para hacer efectiva una transferencia (y es que para los bancos “natural” significa de lunes a viernes y nunca después de las 11.00 horas, que ya se termina la jornada, a efectos de transferencias!!!!) ¡Y además aquí ya han pasado más de 3 de sus días naturales y ni rastro!!! Yo la verdad, no lo entiendo… porque por lo que he oído, el dinero ese ha ido de la Plaza Moyua hasta la Gran Vía, y ese trecho me lo he paseado yo mil veces y sé que, ni a cuatro patas, se tarda tres días de uno al otro, así que cualquiera sabe dónde está ese dinero, pobrecito, perdido desde el viernes!!!

Burros

¿Por qué nos haces esto, Muji?

No lo entendemos. ¿Cómo es posible? Sin dudarlo (y sin pensarlo demasiado, básicamente por que ahora mismo estamos tratando de buscar algo en su web y no lo encontramos) nominamos la web de Muji como la peor del mundo mundial.

Muji

Cualquiera que haya visitado las principales calles comerciales de casi cualquier capital del mundo (consumista) habrá visto una tienda de Muji. Cualquiera que haya entrado, habrá picado. Y cualquiera que haya picado, querrá más Muji.

Muji es… el paraíso de todos los que de niños nos quedábamos embobados ante la belleza de una caja de rotuladores: la escala cromática, todos en fila formales y ordenaditos… hum! (así como lo diría el gran Juan de Pablos)

Pero a lo que vamos: Muji. Muji es la abreviatura de Mujirushi Ryohin, que en japonés significa “producto sin marca” y lo que venden es eso: cosas sin marca (pero a precio de marca, desgraciadamente para nuestros bolsillos). Cosas Simple-s, pero con ese “algo” que un buen diseño es capaz de aportar a cualquier producto. Clips, bolígrafos, camisas, toallas, lectores de CDs, zapatillas de estar en casa, chubasqueros, camas… de casi todo.

Eso si. No pretendas entrar en su web a buscar nada. ¿Hay alguien ahí fuera que entienda ese calendario en el que uno tiene que hacer no se sabe qué? (o por lo menos nosotros no hemos llegado a adivinar el qué). Además tarda infinito en cargarse y luego está el bonito detalle de que eso que has encontrado y de lo que te has enamorado (y que necesitas ya!), resulta que sólo se vende en Japón. No hombre, no… ¡Eso no se hace!

Así que con gran tristeza y pena en nuestro corazón, tenemos que ponerle un negativo a Muji, en la esperanza de que sea sólo algo pasajero y rápida y prontamente se subsane esta situación, para que Muji sea una de nuestras Lovemarks sin peros.