Apaga la luz

Hace unas semanas hablamos sobre vampiros energéticos, todos esos electrodomésticos que consumen energía mientras tu crees que están apagados. Y es que en SIMPLE nos preocupa el cambio climático (vale, si… y recibo de la luz también). Hoy, en una nueva vuelta de tuerca te traemos un mito que cae: las bombillas fluorescentes es mejor apagarlas y encenderlas veinte veces que no dejarlas encendidas durante horas. Ahora ya lo sabes, y nosotros también.

Anuncios

Para imprimir sólo lo que quieres (y nada más)

Polaroid BarbucciEn esta oficina andan últimamente de lo más concienciados con eso del ahorro: que si apaga la luz, que si cierra el grifo, que si apaga la impresora esa si no se va a usar, que si imprimimos en papeles ya usados para aprovechar la otra cara… Si he de ser sincero, no tengo muy claro si lo hacen por salvar el planeta o por ahorrar algún euro, pero bueno…, la cosa es que los chiquillos lo intentan.

Lo cierto es que yo les agradezco el esfuerzo. Sobre todo cuando tratan de ahorrar papel, lo que quiere decir que están ayudando a salvar esos fantásticos árboles que yo me encargo de marcar por si alguna damisela pasara por allí (por eso de que sepa que un perro como dios manda anda cerca). Y lo último, y lo mejor, que han encontrado para ahorrar papel al imprimir es Print Friendly, una web que evita esa desagradable sensación de cuando le das a “imprimir” y te salen 18 páginas que no te sirven de nada y una sola en la que sale lo que tu realmente necesitas. Además es realmente fácil: sólo tienes que copiar la url y voilá, y te permite seleccionar y modificar el texto que vas a imprimir, y tu decides si quieres que aparezcan imágenes o no, si quieres remitir por mail ese texto, si quieres convertirlo en un PDF… Vamos, que muy práctico el asunto.

Vampiros energéticos

La televisión, con su pilotito rojo. La consola, con su pilotito rojo. El router, con su propio festival de luz y color. El DVD, con el pilotito rojo. El decodificador, con el pilotito rojo. La consola…. ¡sorpresa!, con el pilotito verde. El microondas con su reloj parpadeante que no hay manera de apagar. La radio con su reloj, sus luces y su transformador… ¡Viva el derroche! Y todo esto viene a cuenta de que nos suben el recibo de la luz (a nosotros y a ti también, que conste)

Llámalo “consumo fantasma”, llámalo “vampiros energéticos”, llámalo “los productores de electrodomésticos están compinchados con las compañías eléctricas en su cruzada por destruir el planeta” o “en su cruzada por sacarme los cuartos” (a elegir) o directamente, no lo llames. Pero si todavía no te lo habías planteado, quizá va siendo hora de empezar a pensar en qué cosas puedes dejar desenchufadas cada vez que dejas de utilizarlas. El planeta y tu bolsillo lo van a agradecer.

008_vampire_energy

¿Hay hambre?

Hoy la cosa va de restaurantes. Bueno, de un restaurante. O mejor dicho: de un concepto de restaurante. Y todo porque haciendo una dura labor de búsqueda conceptual en la red (o lo que es lo mismo, vagueando en internet) hemos dado con Founding Farmers, un restaurante de Washington D.C.

FF_LogoFounding Farmers es un local en el que todos los productos son locales y orgánicos. “Nada nuevo en el horizonte”, dirás. Pero es que estos van un paso más allá de ponerte en el plato un tomate cultivado en la huerta de la vuelta de la esquina y llevan su filosofía hasta límites hasta ahora desconocidos: menús escritos con tinta de soja (sobre papel reciclado, of course!) o indicaciones en su web sobre cómo llegar hasta el establecimiento contaminando lo menos posible.

Founding Farmers forma parte de la red de restaurantes “verdes” Green Restaurant Association (que asegura que reciclan hasta los mondadientes) y han obtenido el certificado Leed, que garantiza que su local, diseñado por Core, ha sido construido con el mínimo impacto ambiental. Sobre los menús no podemos decirte gran cosa: tendremos que esperar a volver a Washington para probarlos y contarte qué tal la experiencia.

Founding Farmers