Busy, busy, busy…

SIMPLE COMUNICACIÓN - BARBUCCIHoy en esta oficina nadie me hace ni p* caso. Todo el mundo está teclea que te teclea, edita que te edita, indaga que te indaga, curra que te curra… ¡Pero si hasta están callados!

Y encima a alguna mente pensante se le ha ocurrido, precisamente ahora, cambiar el suelo de la oficina (por uno negro muy chulo en el que mis pezuñas hacen cli, cli, clí) y está todo manga por hombro, con media oficina vacía y la otra media que parece la zona cero y ni siquiera mi rincón es ya lo que era. Buuuaaaa, y sólo es luuuuneeessss!!!!

Oda al panadero

SIMPLE COMUNICACIÓN - POLAROID BARBUCCIEncantados están en la oficina con el nuevo regente de la panadería que hay aquí al lado. “Ahora está todo mucho más txukun”, “hay muchos más productos”, “es que es un lotsati xalau” o “si es que hasta se esfuerza por hablarnos en euskera” son algunas de las loas que se escuchan cada vez que le hacen gasto (que suele ser cada día, entre que una tiene hambre, la otra ansiedad y “necesita” chocolate o el otro quiere leche para hacerse un café)

La cosa es que están encantados con el panadero. Por eso este post. Por eso esta canción. Presta atención y quédate con la copla. A nada que tu panadero sea medianamente “apañau” seguro que te ves cantando esto del “panadero de mi amor, paaaanadero de mi vida”

Los Súper Elegantes – Panadero

Los martes al sol

Gran descojono en la oficina. Barbucci ha decidido que hay que aprovechar estos ratitos de sol que el día nos regala… aunque para ello tenga que subirse encima de una mesa. Verídico que ha sido él sólo quien se ha buscado el sitio… Grande Barbucci. Muy grande.

¡Por fin viernes!

SIMPLE COMUNICACIÓN - POLAROID BARBUCCI¡Pero que bien se está en mi rincón! Más todavía si es viernes y entra el sol por la ventana. Eso si, este no es un viernes cualquiera. Una avería ha dejado sin luz a media oficina, y ahí que han agarrado los ordenadores y se han trasladado a la sala de reuniones para poder seguir trabajando. Así que está resultando ser un viernes un poco raro. Muy revolucionado. Como toda esta semana, que no han parado.

El de los viajes se ha pasado la semana en Copenhaguen y ha vuelto con la cabeza llena de ideas, el block lleno de dibujos, apuntes y futuros proyectos, y la cartera que rebosa tarjetas de visita. Ah!, y también ha traído unos bolígrafos de madera del Dansk Arkitektur Center que de la que a alguno se le caiga uno al suelo lo voy a roer entero… ¡Por que a mi no me ha traído nada! Y el resto de la plantilla hemos estado aquí, en la ofi, “lan ta lan”, que dicen ellos: guiones, presupuestos, producción, actores, extras, dibujos, vídeos, storyboards, facturas, el teléfono que no para… Eso si, han hecho muchas risas. Y si una canción han tarareado, ha sido esta (y no entiendo por qué)

Nieva en Copenhagen

SIMPLE COMUNICACIÓN - POLAROID BARBUCCI“Enero” y “nieve en Copenhaguen” en la misma frase no tendrían por qué sorprender a nadie. Suelen ser dos elementos que casan muy bien juntos y hoy en la oficina nos preguntamos cómo es posible que esta inclemencia climatológica le haya pillado al jefe de sorpresa (y poco abrigado). Y es que mientras nosotros estamos aquí pegaditos a la estufa (sobre todo yo), nuestro “adorado líder” (como algunos días le llaman -otros días le llaman otras cosas) está pasando frío allende los mares.

Y aunque sabemos que no es un viaje de placer, aunque sabemos que lleva una agenda que mataría a casi cualquiera, aunque sabemos que todo lo que tiene pendiente sobre la mesa le va a seguir esperando cuando vuelva,… aún con todo eso, nos puede la envidia. Por eso este post. Porque es normal que nieve en Copenhaguen en enero. Tan normal como que preguntes una chorrada y te respondan… una chorrada.

Llueve en Bilbao (otra vez)

SIMPLE COMUNICACIÓN - POLAROID BARBUCCI¡El encargado del grifo que lo cierre ya! Nos da igual que haga falta, nos da igual que sea la responsable de que todo sea tan verde y tan bonito, nos da igual que aquí haya llovido toda la vida. ¡Que pare!. He oído decir que la lluvia en Sevilla es pura maravilla, pero estoy seguro que el que lo ha dicho no es perro. Nadie que vaya a ras de suelo puede disfrutar de semejante faena meteorológica.

A este respecto hay unanimidad en la oficina: la lluvia es un coñazo y queremos sol y buen tiempo. Todos (sobre todo mi mare que la pobre todavía no se ha acostumbrado a la humedad y le crujen los huesos cuando llega el invierno, y se pone tristona y “la ira le invade”). La única ventaja que le ven algunos es que la lluvia es la excusa perfecta para lucir paraguas. Los tienen de todo tipo: de plástico transparente, tipo huevo, más grandes, plegables, de topos, más pequeños, “de caballero”, a juego con el bolso,… Pero ninguno taaan bonito como este que han encontrado en internet.

Para las chicas de la oficina

SIMPLE COMUNICACIÓN - POLAROID BARBUCCIOh, oh… Las féminas de SIMPLE están de lo más soliviantadas (y son mayoría) por un comentario machista que se escuchó ayer en esta oficina. Estuvieron un rato chinchando a la ilustre visita que protagonizó el comentario (que no entró al trapo) y aún después de que se marchó siguieron erre que erre un buen rato con el tema. Mientras, yo dormitaba en mi rincón.

La cosa es que parece que no se les ha pasado y que hoy todavía siguen dispuestas a rescatar la discusión (que en realidad no es discusión, porque sólo hablan ellas y se dan la razón unas a otras) así que me he acordado que hace tiempo estuvieron hablando de Fallen Princesses, una exposición de la fotógrafa Dina Goldstein en la que princesas de cuento de hadas aparecen en situaciones de cada día y de esta descontextualización (no está nada mal para un perro, eh?) surgen imágenes impactantes que no dejan indiferente a nadie (o cuando menos, no debieran). Así que yo, macho de la especie, les dedico a las chicas de la oficina este post, a ver si se se relajan un poquito… Con amor, desde mi rincón.