Kiss & Ride

En inglés todo suena mejor. Admitámoslo: el “All you need is love” de los Beatles no es lo mismo que el “Todo lo que necesitas es amor” de Jesús Puente. Y “Kiss & Ride” no es lo mismo que “Besa y marcha”. Las cosas como son.

Y es que los anglosajones, no contentos con el “Pick Up / Drop Off Area” de los aeropuertos, han llegado al “Kiss & Ride” que, como su propio nombre estupendamente indica, no es otra cosa que la zona para dar un beso al que se baja del coche y marcharte pitando. Escuelas, estaciones de tren o autobús y aeropuertos ya empiezan a dotarse de esta romántica y amorosa zona de carga y descarga humana. Pero a nosotros nos asaltan las dudas: ¿la muestra de afecto es obligatoria?, ¿qué pasa si quién te lleva no es digno de beso?, ¿hablamos de picos o de muerdos?…

Anuncios

La hemos liado (otra vez)

Pero que quede claro que ha sido SIMPLEmente por responsabilidad para con las personas que transitan por esta zona de Bilbao.

Resulta “de que” admirando las vistas por la ventana, nuestra experta peluquera “Guapa, ahora y siempre” se ha “dado cuenta” de que uno de los árboles que hay aquí en la curva de Zumalakarregi estaba “mucho” más inclinado que otros días, con lo que a nada que viniera una racha de viento “como las de esta noche” lo iba a tirar. No contenta con su propia deducción ha pedido la opinión al resto de quienes nos encontrábamos presentes en la oficina, que no hemos dudado en coincidir plenamente en que el árbol está “muuuucho más caído”.

Así que hemos hecho lo que había que hacer: dar aviso para evitar un accidente (Si, muy cívicos somos). Claro que después nos han asaltado las dudas: “bueno, en realidad ese árbol siempre ha estado un poco inclinado”, “oye, ¿tú crees que está diferente que otros días?”… y la respuesta era “si… no… bueno, no sé”… Pero ya era tarde y los bomberos estaban en camino.

Algo que tenemos que reconocer y felicitarnos por ello, que cinco minutos después ya estaba aquí un camión de bomberos, del que se han apeado seis miembros del cuerpo (pero ninguno que nos haya alegrado la vista, eso sí, ahí hay un elemento en el que tenemos que mejorar). Han realizado una comprobación ocular del entorno vegetal de la zona, uno de ellos ha aliviado la vejiga (¡!), y… han decidido que aquí árbol en riesgo de caer, ninguno.

¡Vienen a conquistarnos!

Nosotros creíamos que íbamos a Asia a hacer negocio, pero ellos nos van a jamar la tostada, porque… ¡ya están aquí! (así, con la vocecita y el tono de la niña de Poltergeist). Atención a lo que nos hemos encontrado (vía cuñado) en una tienda “de chinos” en Santutxu. Uno de nuestros más queridos símbolos víctima de la globalización. Primero lo produjeron en masa, luego lo hicieron descolgarse por los balcones, y ahora… ¡esto!

Nótese que primero le pusieron “Holentzelo”, luego lo corrigieron por “Horentzero” y que incluso lo hay con “Cueda”. Impresionante…

El banco del mundo mundial

Hay que tener un ramalazo como que muy de Bilbao para que te autonombres “the world’s local bank”. Y hacer una campaña publicitaria bajo ese espíritu en todo el mundo, y que en todas partes funcione, y que pasen los años y siga funcionando requiere mucho, pero que mucho-mucho (*) – Dejamos este espacio para que incluyas cualquier adjetivo que creas que puede encajar en la frase. A nosotros todos se nos quedan cortos.

Y es que hace ya muchos años que disfrutamos con las vallas publicitarias del banco HSBC en los aeropuertos de aquí y de allá. Manteniéndose fieles a la idea original (una misma cosa no significa lo mismo aquí que en Pernambuco) siguen sorprendiéndonos. Y cuando parece que ya han agotado la idea, en una nueva vuelta de tuerca… ¡voilá! Y ahí siguen, en Londres o en Singapur, en Nueva York o en Buenos Aires esos inmensos cartelones donde nos cuentan que nada es realmente lo que pensamos que es. Que todo puede ser eso, y algo más.

HSBC_beautyhsbc-pleasure-painhsbc-traditional-trendyhsbc3-740518

¿Error o estrategia?

¿Estamos ante una súper novedosa estrategia de comunicación o alguien la ha cagado estrepitosamente? Lo cierto es que no tenemos ni idea. Cualquiera diría que si vas a anunciar una película lo suyo es poner el nombre en el cartel, ¿no? Parece SIMPLE. Pues resulta que no siempre es así. Y si no, atención a esta valla publicitaria que nos hemos encontrado en el metro de Londres.

SIMPLE COMUNICACION - QUENTIN TARANTINO - MALDITOS BASTARDOS

La ortografía importa

Lo sabemos. Y en el futuro prometemos prestar mucha, mucha atención al respecto en todo lo que hagamos. Aunque… ¿a quién no se le ha colado alguna vez una barbaridad?. A nosotros si: a veces burradas en toda su grandeza (fruto de las prisas, de la presión ambiental o de la EGB, no tenemos muy claro a quien culpar) a veces SIMPLEs y huidizas tildes, a veces meras erratas… Pero lo dicho: vamos a prestar mucha atención. Porque no es lo mismo comerse un bicho que a un señor, ¡por más siervo que sea!

SIMPLE COMUNICACIÓN - Siervo a la jardinera - Falta ortografía