Blanca y Radiante

¡¡¡Ay ene, que “Guapa ahora y siempre” se nos hace “señora de”!!! Sin exceso de tules, sin repicar de campanas y sin arroz, pero con muuuuucho amor el día de hoy será testigo de la unión de dos almas en matrimonio. Así que desde la oficina, mientras damos cuenta de los últimos bombones que nos ha traído este bonito día, vaya nuestra enhorabuena a la feliz pareja y nuestros mejores deseos.

¡Y conste que queremos una postal desde el paraíso!

Anuncios

Mensaje del jefe

El jefe no ha parado este mes. Nueva York, Tokio y Londres en 30 días (¡y ha sobrevivido!). Y nosotros mientras trabajando sin descanso. La cosa es que el muy salado ha llegado con las pilas puestas, y va hoy y nos pregunta que a ver qué pasa con el blog… ejem, bueno, sí… Así que vamos a rescatar uno de los mensajes que nos mandó desde Japón para actualizar el blog. Y ya mañana si eso será otro día…

“Tokyo llena y en algunos casos desborda. Y es en estos momentos cuando buscas en el caos más y mejor organizado del mundo que es esta locura de ciudad espacios que te permitan relajarte, coger fuerza para seguir adelante en una ciudad que esta continuamente lanzándote mensajes.

La visita a Harajuku y Takeshita Street estaba asegurada. La caza fotográfica de Otakus (personas obsesionadas por personajes manga, aunque me temo que la definición no es muy correcta) es un must. Takeshita Street es una marea humana de teenagers japoneses y turistas, repleta de tiendas que venden todo tipo de parafernalia manga. Caminar por ella se hace difícil en algunos momentos y puede llegar a agobiar, pero siempre hay algún espacio donde refugiarte un rato de esa frenética actividad. Y uno de esos sitios es VACANT, una tienda, galería, café y espacio para eventos que encontramos de casualidad. Un oasis.

VACANT tiene una selecta colección de publicaciones, revistas, fanzines, libros,.. un cornner con cafetería y lo más importante: café recién tostado y hecho en una cafetera profesional. En resumidas cuentas un café de verdad

En su exterior un pequeño jardín con unos bancos de madera es el mejor espacio para ojear las publicaciones que no te has podido resistir a comprar y acompañarlo con un café recién hecho. En resumidas cuentas, al final de Tashekita Street hay un oasis donde recargar pilas.”