Amanece en Bilbao

23 de agosto de 2010. Lunes. Toca volver a la dura rutina. Sabemos que sois muchos/as los que os encontráis en la misma circunstancia, pero… ¿a que nadie ve la noria desde la ventana? Ayyyy, qué duro símbolo de la felicidad fiestera frente a la dura y cruel tristeza de la pantalla del ordenador…

Nota: esta imagen ha sido (obviamente) retocada con un (también obvio) propósito de dramatización. (Pero que la noria la vemos, la vemos, ¿eh?)