Ni muertos, ni de parranda

Conste que SIMPLE sigue aquí. Lo que pasa es que estamos que no paramos. ¿Dónde están aquellos veranos de tranquilidad, relajo y poner orden en la oficina? Que no nos quejamos, eh? (y más en los tiempos que corren), pero es que ya tanto evento, tanta grabación, tanto proyecto nuevo, tanto diseño, tanto vídeo, tanta factura, tanta nota de prensa, tanto tanto… ¡nos tiene agotaiiiitos y no podemos ni con el alma! Pero prometemos volver. Algún día de estos…

¡Qué bonito es el amor!

Bonito, bonito, bonito. Tanto que (a veces) no quieres separarte del ser amado ni para dormir. Algo que, si lo tuyo es ir de camping, hasta ahora resultaba ciertamente complicado. Pero ya no.

Y si tienes más de un ser amado, también cabe. Porque el Sexy Hotness Sleeping Bag admite a tanta gente como estés dispuesto a invitar. Todo gracias a unas estupendas (y SIMPLEs) cremalleras con las que no sólo puedes “agrandar” tu saco hasta el infinito y más allá, sino que también podrás irte por ahí de paseo sin dejar el calor atrás. Desde luego, ya lo podían haber inventado hace unos añitos… (es que ahora somos más de hotel, ¡qué le vamos a hacer!)

Efecto Mariposa

¿Sabes eso de la interrelación de causa-efecto que se da en todos los eventos de la vida? ¿Sabes que vivimos en un mundo muy, muy, muy pequeño?… Pues nosotros, aun sabiéndolo, hemos tenido que irnos a Nueva York para darnos de bruces una vez más con esta realidad. Y es que es alucinante que tan lejos estemos tan cerca, es alucinante que tu conozcas a ese que conoce a esa que es vecino de aquella que fue la que… Afortunadamente practicamamos habitualmente la SIMPLE máxima de ser gente de fundamento que trata de hacer las cosas bien “y como dios manda”, y así ha resultado que un aleteo de mariposa de algo que hicimos una vez hace años en Bilbao ha llegado mucho después y de la forma más inesperada hasta Nueva York. Y resulta que eso te abre nuevas puertas con las que seguir en tu camino y… Vale, si, que nos hemos puesto demasiado filosóficos, pero es que da gusto ver que a veces seguir en el camino (por más que los atajos puedan parecer tentadores) es lo que te mantiene en el juego. Parecerá que otros van más rápido, pero sin duda, tú, llegarás más lejos.

A la caza de la brújula

Grafitero vs autoridades municipales. Ensuciar vs solucionar. Y es que orientarse en Nueva York no es cosa fácil, ni tan siquiera para los locales. Sobre todo cuando asomas la cabeza al exterior después de un trayecto en metro. Por eso algún avezado (y solidario) grafitero ha empezado a pintar brújulas (señalando las direcciones como corresponde, se entiende) en las salidas de algunas estaciones. Y las autoridades compententes han empezado a borrarlas, claro.

Así que ya está el lío montado: grafitero extendiendo su obra por los confines de la urbe y servicios de limpieza garantizando que todo está “como debe”. Redes sociales bullendo con quienes apoyan el invento y quienes censuran la pintada. No sabemos cómo terminara “el proyecto”, si vencerá el espíritu guerrillero de la nocturnidad, la alevosía y el spray, o si las autoridades competentes limpiarán y limpiarán hasta no dejar rastro o peor aún, si adoptarán la idea y la “oficilizarán” y harán una nueva versión “elegante” de la brújula. Eso si, nosotros encantados de estar aquí y ahora: nos lo estamos pasando bomba a la búsqueda de la brújula dichosa.

Tu propia Capilla Sixtina

Apunta: peazo web con la que admirar en todo su esplendor la Capilla Sixtina. Alucinante la calidad. Alucinante las posibilidades. Alucinantes los murales. Mola perderse en los detalles. Llevar y traer el ratón. Subir y bajar. Girar. Pantalla completa. Más rápido o más despacio. La Capilla Sixtina toda entera para ti. Como nunca antes. Lo dicho: alucinante.