A mil

Demasiados días sin post, pero es que estamos a mil: grabaciones, viajes, llamadas, guías, documentales, cabezateles, inauguraciones, Noruega, fotos, música, vídeos, Londres, notas de prensa, reuniones, eventos, spots, Copenhague, facturas, estilismos, maridajes gastronómico-musicales, cenas… y más, mucho más.
Pero conste que estamos vivos. Y que prometemos volver

Anuncios

Rolling piedras

Si. Son exactamente lo que parecen. Piedras. Sólo que a estas les han puesto un nombre (Ruhrsteine), les han plantado un “throw-away-symbol“ (así lo cuentan ellos) y las han metido en una caja. Según sus creadores son “para hacer feliz a la gente cuando las lanzan”. Son de cemento de colorintxus y, para mejorar el asunto, encima, son copia (tal cual) de unos cantos que la naturaleza ha ido modelando en el Ruhr (un afluente del Rin). Y aunque no te lo creas, vienen con instrucciones: “Unpack and throw-away”.

Lo peor de todo es que nos parecen bonitas, así todas planas, y coloreadas, y con esa pinta de ser suavitas, y… Vamos, que nos las ponen baratas y las mercamos como panchitos. Pero sólo porque hoy estamos “full-stressed” y necesitados a algo que lanzar a la cabeza de alguien. ¡¡¡Aaarrrggghhh!!!

¡Cagüentó!

Decir nosotros que llueve (hace tres segundos) y salir el sol, todo uno. Si, porque en estos instantes un claro se ha instalado sobre Zumalakarregi 11, así sólo por fastidiar y llevarnos la contraria. Que nos alegra que salga el sol, eh?… Lo que pasa es que nos pilla desprevenidos. Sin gafas de sol y con el paraguas en la mano. ¡Dichosa primavera!.

Menos mal que hemos encontrado estas pegatinas, con las que si, se nos quemará la córnea, pero seremos los más glamourosos del lugar…

(Y si, efectivamente, ahora que vamos a darle al “publicar” vuelven los nubarrones y la amenaza de lluvia)

Monday’s propósitos

Vuelta al lunes y a las buenas intenciones. Al fundamento y a la dieta. Y para ayudarnos en este noble propósito hemos encontrado estos platos que te dicen cuánto de cada cosa hay que comer:

Se llaman “Wheel of Nutrition” y son una idea de Hafsteinn Juliusson (el artista de las Slim Chips) Rui Pereira y Joana Pais. Según cual sea tu interés (perder peso, darte un homenaje, etc.) te conviene un plato u otro, en el que predominarán unos alimentos frente a otros. Somos conscientes de que nos va a costar encajar las lentejas en el espacio que corresponde a las legumbres, y que va a ser difícil encontrar filetes del tamaño y forma que el plato determine, pero no por eso nos vamos a rendir (por lo menos hasta la hora del pintxo)

Nos ponemos maternales

Hoy el día invita a pensar en tiernos mini-yos. Ongi etorri a los venidos y a los por venir. Y para todos ellos (y ellas) atención a esta estupendísima cuna que se ha llevado uno de los Award for Design Excellence 2010 del Norwegian Design Council. La So-ro (que así se llama) no sólo es bonititíiisima sino que se inspira en teorías científicas sobre la percepción de las señales en nuestro cerebro, que demuestran que el movimiento hacia adelante y atrás es el más confortable y tranquilizador para el bebé (de forma que la tierna criaturita se duerme más rápido)

Y para aquellos que anden escasos de miniyos un poco crecidos para que acunen al recién llegado, atención a esta monería: musiquita suave, una luz tenue, tu criaturita en esta súper cuna, tus posaderas gracilmente aposentadas en el asiento, un buen libro entre las manos y deja que la Rockid haga el resto. ¿Quién dijo que ser padre es agotador?

Dale una vueltita

El título del post de hoy es un mantra bastante repetido en esta oficina con múltiples y variados significados, connotaciones, coñas y recuerdos. Pero a partir de hoy cobra un nuevo sentido, y es que nos hemos enamorado de este enchufe plegable, merecedor del Brit Insurance Designs of the Year 2010.

Min-Kyu Choi, un estudiante de diseño de 29 años, es el cerebro detrás del invento. La inspiración le vino de algo tan sencillo como dejarse los cuartos en un MacBook Air, el ordenador portátil más delgado del mundo, para comprobar que tenía que usarlo con el enchufe… más grande del mundo (uno de esos ingleses con tres puntas). Así que decidió “darle una vueltita” y llegó a esta fantástica solución. SIMPLE, una vez vista, pero que hasta ahora no se le había ocurrido a nadie.

Y por si fuera poco, ahí que mejoró todavía más el cacharro haciendo un ladrón (que ya lo quisiéramos por estos lares) que en lo que ocupa un enchufe standard te sirve para tres aparatos.

Podríamos dejar este post aquí, pero vamos a darle una vueltita, sólo para proclamar al mundo que queremos irnos a Londres (como si nos faltaran ganas habitualmente) al Design Museum, que exhibe hasta el 31 de octubre las piezas que han participado en esta edición del certamen. Por cierto, por si vas: que sepas que si entras a última hora (aquello no es muy grande) la entrada te cuesta la mitad. Ya lo sabes. ¡Viva el diseño y la madre que los parió!