Eyjafjallajokull

Después de una semana riéndonos por lo bajinis del jefe, tenemos que decir que lo ha conseguido: en este preciso instante está en Oslo. Ha tenido que dar la vuelta a su plan de viaje, reorganizar las citas que tenía concertadas, dedicar tiempo a pelearse con servicios de «atención» al cliente, ir y venir del aeropuerto, hacer y deshacer maletas, consolar en el aeropuerto a madres a las que pretenden hacer viajar separadas de sus hijos y con diferentes escalas (si, tanta maldad manejan las compañías aéreas) o hacer de traductor para guiris lost in Bilbao. Todo por no dejar que un volcán de nombre impronunciable le obligue a cambiar su plan. ¿Eyjafjallajokull a mí?

Y en la oficina hemos decidido que es de justicia hacer el esfuerzo de aprender el nombre de un volcán que tantos momentos para la risa nos ha dado. Así que puestos a la tarea (y con el objeto de sorprender en el futuro a los nietos contándoles que «hubo una vez que todos los aviones tuvieron que parar en Europa por culpa del Eyjafjallajokull» y que flilpen las criaturas con nuestra sapiencia y extraño hablar) hemos encontrado este vídeo con el que -más o menos- lo hemos conseguido, ukelele mediante.

Hola, ¿es la guerra?

Vivimos pegados al teléfono. Sobre todo el jefe. A su adorado Iphone. Y como nos preocupamos por él (por el jefe, no por el Iphone -por lo menos hasta que nosotros también tengamos uno) hoy posteamos sobre un invento que reduce en un 96% las radiaciones que emiten los teléfonos móviles, seguramente causantes de no pocas imbecilidades humanas, vía ablandamiento del cerebro, según hemos concluido en SIMPLE después de múltiples y variadas exposiciones a altos, altísimos, niveles de tontería (si no, no encontramos otra explicación)

Así que hoy añadimos a nuestra lista de cosas que «necesitamos» para la oficina el Moshi Moshi 01H (que así es como se llama el «invento»*). Un diseño del francés David Turpin que no sólo sirve para teléfonos móviles sino que también incluye un adaptador USB para utilizarlo en tu computer y asombrar a todos en tus charlas de Skype, Google Talk & demás con tu retro/clásico a la par que contemporáneo modo de comunicarte. Eso si, como para llevarlo en el bolsillo la cosa no es, eh?

*Esta aclaración se la dedicamos with love a nuestra más fiel seguidora

Vaya cuenterete

Alucinando estamos en la oficina, con que la Chairless de Vitra esté agotada. Si te preguntas lo que es la Chairless, y por qué estamos alucinando, ahí va la una SIMPLE explicación: Chairless es el nombre que han dado a una cinta de toda la vida, con una hebilla de toda la vida, juntos los dos (así, tipo cinturón de toda la vida sólo que un poco más largo), que si te lo colocas alrededor de las piernas y el torso… voilá, ya eres el más moderno del universo sideral y estás sentado en la «silla» más cómoda del mundo mundial.

Que puede ser que aquí seamos más SIMPLEs que las amapolas y que no tengamos visión, que resulte que un buen día nos de por autoatarnos con una cuerda y comprobemos que este es el invento que la humanidad estaba esperando, pero… como que de momento nos mofamos con esta definición que Vitra hace de la Chairless:

Chairless is a simple tool for sitting – a textile strap joined into a loop, measuring 85 cm in length and 5 cm in width, which can be wrapped around the back and knees in order to stabilise the body and relieve tension, while in a seated position. Chairless is mobile. Weighing less than 85 grams, the strap can be folded into a compact size allowing it to fit easily into a pocket – the ideal sitting aid while out and about.

Vamos, que sirve para estabilizar el cuerpo y aliviar la tensión… y que es móvil (ahí es nada) y por si fuera poco, también «se puede plegar en un formato compacto tamaño bolsillo». Una maravilla, oiga usted.

Chairless is not a replacement, but rather an alternative for a chair, particularly in situations where a chair isn’t available: at the park, beach or anywhere else outdoors; at concerts; in lecture halls and at seminars; in crowded trains and airport lounges. Of course, the strap can also be used at home on the carpet.

A-há!… así que no es un sustituto para las sillas, sino una alternativa «sobre todo para cuando no hay sillas disponibles». Y por si fuera poco, se atreven a decir que también se puede utilizar en la alfombra de casa (eso sí, si no tienes alfombra, vas a tener que comprar una)

Chairless takes pressure off the back and thigh muscles. Arms and hands, which we normally need for support or to grab our legs when sitting on the floor, can be used for other activities. With Chairless, reading, writing, eating, drinking, making phone calls or using an iPod pose no problems at all.

Entre las alucinantes y múltiples aplicaciones de este invento del SXXI atención a todas estas que dicen en Vitra que se pueden hacer con la Chairless (se requiere un grito de admiración entre una y otra, así como en el fútbol, para dar emoción al post): leer (whoaw!), beber (whoaw!), hacer llamadas de teléfono (whoaw!), o incluso utilizar un iPod sin problema (super whoaw!). En SIMPLE, aún sin haber probado este fantástico item, podemos añadir unas cuantas más: hurgarse la nariz, mirar al infinito o incluso participar en una sentada (algo que sin duda alegrará sobre todo a aquellos que en el pasado han participado en este tipo de manifestaciones populares y han sido discriminados por su incapacidad para permanecer sentados en el suelo).

Chairless is based on a sitting strap commonly used by the Ayoreo Indians. The nomadic tribe living in the Gran Chaco region (border region between Paraguay and Bolivia) has employed similar textile straps as a sitting aid for as long as anyone can remember. Chilean architect Alejandro Aravena came across the sitting strap and recognised its potential. In cooperation with Vitra, he developed Chairless into a product.

Y aquí viene ya donde la liamos: toma invento que encima se lo han copiado a los indios Ayoreo, que utilizan unas tiras «similares»….

Pero lo peor de todo es que, aun después de toda esta mofa, nos sigue tentando la Chairless. Si lo hubiéramos visto en la teletienda nos estaríamos riendo de las marujas tiradas en el suelo enroscadas en una cuerda, pero como en las fotos nos ponen modernos escuchando ipods, no prometemos que en una de estas que el jefe entre en una tienda de diseño y la vea, se resista a mercarla (y todos nosotros a probarla) aunque el destinatario final vaya a ser sin duda nuestro fiel «amigo de pellejo corto».

Urtzi contra el volcán

Con media Europa paralizada, todavía hay quien se resiste a que un volcán de nombre imposible (Eyjafjalla) le haga cambiar de planes. Así que hoy en SIMPLE tenemos al jefe atómico, sin perder la esperanza, buscando alternativas de viaje para cumplir con las citas que había concertado hacía meses, convencido de que él llega a Copenhaguen esta semana ya sea en avión, en tren, en barco… o en triciclo. Otras veces le hemos visto en este estado, otras veces nos hemos reído, y… otras veces le hemos visto salirse con la suya, así que hoy el post… ¡va por el jefe!