Eyjafjallajokull

Después de una semana riéndonos por lo bajinis del jefe, tenemos que decir que lo ha conseguido: en este preciso instante está en Oslo. Ha tenido que dar la vuelta a su plan de viaje, reorganizar las citas que tenía concertadas, dedicar tiempo a pelearse con servicios de “atención” al cliente, ir y venir del aeropuerto, hacer y deshacer maletas, consolar en el aeropuerto a madres a las que pretenden hacer viajar separadas de sus hijos y con diferentes escalas (si, tanta maldad manejan las compañías aéreas) o hacer de traductor para guiris lost in Bilbao. Todo por no dejar que un volcán de nombre impronunciable le obligue a cambiar su plan. ¿Eyjafjallajokull a mí?

Y en la oficina hemos decidido que es de justicia hacer el esfuerzo de aprender el nombre de un volcán que tantos momentos para la risa nos ha dado. Así que puestos a la tarea (y con el objeto de sorprender en el futuro a los nietos contándoles que “hubo una vez que todos los aviones tuvieron que parar en Europa por culpa del Eyjafjallajokull” y que flilpen las criaturas con nuestra sapiencia y extraño hablar) hemos encontrado este vídeo con el que -más o menos- lo hemos conseguido, ukelele mediante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s