Una por mamá…

Y otra por el boss, que se ha venido de Noruega con el AirForkOne, un tenedor de lo más molón. Para quien necesite la aclaración, conste que lo ha traído para sus sobrinos/a, que en esta oficina sabemos comer de mil amores sin necesidad de argucias y teatros infantiles (bueno, por lo menos algunos).

Al pueblo trabajador vasco (y alicantino) nos ha traído unos lapiceros negros muy chulos del Norsk Design – Og Arkitektursenter, que se suman a nuestra bonita colección de lapiceros recibidos de sus viajes. Nos encanta escribir hoy con un lápiz de Glasgow, hoy con uno de Reykjavik, o de Singapur, o de Nueva York, o del fin del mundo, pero nos gustaría mucho más que nos lleve con él de viaje. Así que aprovechamos que mañana es 1 de mayo para lanzar al mundo una reclamación sindical realmente justa y necesaria: si no nos vas a llevar de viaje, queremos souvenirs de calidad. Confiamos en que hacer pública esta justa demanda vía blog surta el “efecto avioncito” y en su próximo tour se venga con algo más sustancioso. Dicho queda.

El coche plegable

En SIMPLE apostamos por el transporte público. Lo que pasa es que gente que no se ducha por las mañanas también lo hace. Y, a juzgar por el ambiente oloroso del metro esta mañana, gentes que no se duchan ni por las mañanas, ni por las tardes, ni por las noches, también utilizan el transporte público. Así que después de sobrevivir al “efecto sardina” propio de la hora punta, rodeados de algún marrano/a que ha olvidado que sus glándulas sudoríparas segregan sustancias que invaden el espacio olfativo de los demás, nos ha venido a la mente el Hiriko, ese coche plegable tan cuco que están desarrollando en Araba y que esperamos ver pronto en nuestras calles.

Hiriko es un biplaza eléctrico chiquitín, destinado principalmente a las grandes ciudades, que se pliega de mil amores cuando lo aparcas (atención al vídeo). En estos momentos están trabajando en el Parque Tecnológico de Araba en la construcción del primer prototipo (a partir de un diseño del MIT de Massachusetts) y esperamos que la cosa les salga redonda y pronto podamos movernos por esta magna urbe que es Bilbao en uno de estos.

Prácticamente todos los elementos del ‘city car’ serán “made in aquí”, el vehículo no rebasará en ciudad los 50 kms/hora, con una autonomía de 120 kms y se recargará en doce minutos. Por si no fuera bastante novedad el concepto en si mismo, la producción se basa en un sistema modular que no requiere cadena de montaje. Los distintos fabricantes realizan su modulo y después se ensamblan, igualito que los juguetes de los niños. Voilà!

Mooolan

Las gafas estas que luce es chiquillo son de lo más molonas, ¿que no?. Pues son unas gafas que el Gobierno Mexicano reparte gratuitamente entre los escolares más necesitados (con problemas de visión, se entiende). Visto que las criaturas que no ven tienen menos oportunidades de aprender en la escuela se pusieron en contacto con Fuseproject (los genios detrás del One Laptop Per Child) en busca de unas gafas baratas, irrompibles y que a los niños no les diera un telele al ponérselas. Una ecuación difícil, pero no imposible.

El secreto está en que los cristales en vez de ir encajados en una montura (como en las gafas “de toda la vida”) se inserta en dos piezas que van atornilladas. De esta forma los costes de producción se abaratan muchísimo y además permite la customización, al gusto del consumidor. Un plástico “casi-irrompible” hace el resto. Se terminó lo tortura infantil, vía miopía, y eso de ser el “cuatro-ojos” de la clase. Ahora, con 5 modelos diferentes (en 3 tallas) y 7 colores para elegir, ser miope en vez de una condena, es un chollo.

Censurado

Este video que acabas de ver (o esa era la intención al ponerlo ahí arriba) ha sido censurado en las cadenas de tv americanas ABC y FOX. O no. Porque las cadenas dicen que ellas pidieron que se editara (¿?) o que se emitiera fuera del horario “familiar” (no que no quisieran emitirlo), y que todo esto de la censura es cosa del anunciante. Sea cosa de Lane Bryant (la marca detrás del anuncio) o de las cadenas de tv, lo cierto es que el anuncio ha sido visto en YouTube por más de 2 millones de personas en 6 días. SIMPLE. Genial. Justamente lo que un anuncio tiene que conseguir.

Operación bikini

Lunes. Primaveral. Sol y calorcito. Es hora de empezar a pensar en la playa, en ponerse en bañador ante la inquisidora mirada del resto del universo. En SIMPLE hemos decidido tomárnoslo muy en serio y ponernos a la tarea. A partir de hoy se terminaron los hamaiketakos de patatas, regalices, cacahuetes, cheetos, triskis y demás sustancias malsanas. Nos pasamos al papel comestible. Con cero calorías. De arándano, menta o patata.

No, no estamos de broma. Existe el papel comestible. Y en formato patata-chip se llama Slim-Chips. Surgidas de la mente del islandés Hafsteinn Juliusson (si, qué pasa… en Islandia hay más cosas que volcanes). El colorido nos resulta excesivamente sano (qué le vamos a hacer, puestos a llevarnos algo a la boca cuanto menos se parezca a una lechuga, mejor), pero estamos seguros de que este es un invento que con sus cero calorías puede triunfar (sobre todo si al morderlo no te dan arcadas)

Eyjafjallajokull

Después de una semana riéndonos por lo bajinis del jefe, tenemos que decir que lo ha conseguido: en este preciso instante está en Oslo. Ha tenido que dar la vuelta a su plan de viaje, reorganizar las citas que tenía concertadas, dedicar tiempo a pelearse con servicios de “atención” al cliente, ir y venir del aeropuerto, hacer y deshacer maletas, consolar en el aeropuerto a madres a las que pretenden hacer viajar separadas de sus hijos y con diferentes escalas (si, tanta maldad manejan las compañías aéreas) o hacer de traductor para guiris lost in Bilbao. Todo por no dejar que un volcán de nombre impronunciable le obligue a cambiar su plan. ¿Eyjafjallajokull a mí?

Y en la oficina hemos decidido que es de justicia hacer el esfuerzo de aprender el nombre de un volcán que tantos momentos para la risa nos ha dado. Así que puestos a la tarea (y con el objeto de sorprender en el futuro a los nietos contándoles que “hubo una vez que todos los aviones tuvieron que parar en Europa por culpa del Eyjafjallajokull” y que flilpen las criaturas con nuestra sapiencia y extraño hablar) hemos encontrado este vídeo con el que -más o menos- lo hemos conseguido, ukelele mediante.