Divagando sobre el extranjero…

SIMPLE COMUNICACIÓN - POLAROID BARBUCCIResulta que el jefe ya ha llegado a Hong Kong. A mi me encantaría haber estado, pero qué le vamos a hacer… no soy el cánido de Paris Hilton. Así que me tengo que conformar con los comentarios que hacen aquí en la oficina para hacerme una idea de cómo es aquello, y la verdad es que… no lo tengo nada claro, porque aquí cada uno oye “Hong Kong” y evoca algo diferente. Atención a cómo lo definen:


¿De calaveras?

Si. De calaveras. Habías visto papeles pintados con flores (de todos los tamaños y de todos los colores). Habías visto papeles pintados con todo tipo de formas geométricas. Los habías visto de todos los colores, con estampados sesenteros, setenteros, futuristas, con dibujitos para niños, pero… ¿con calaveras?. Y más aún: ¿con calaveras y que sea bonito?. Pues si. Aquí lo tienes: es un diseño de Barbara Hulanicki y lo puedes comprar (si te sobran 125 dólares por un rollo doble) aquí.

¡Vienen a conquistarnos!

Nosotros creíamos que íbamos a Asia a hacer negocio, pero ellos nos van a jamar la tostada, porque… ¡ya están aquí! (así, con la vocecita y el tono de la niña de Poltergeist). Atención a lo que nos hemos encontrado (vía cuñado) en una tienda “de chinos” en Santutxu. Uno de nuestros más queridos símbolos víctima de la globalización. Primero lo produjeron en masa, luego lo hicieron descolgarse por los balcones, y ahora… ¡esto!

Nótese que primero le pusieron “Holentzelo”, luego lo corrigieron por “Horentzero” y que incluso lo hay con “Cueda”. Impresionante…

Los 80’s son back

Te has reído hasta el infinito y más allá de tus fotos de los ochentas, ¿verdad?. Y has jurado mil veces que nunca más te pondrías hombreras. Creías que podrías picar con las tendencias que traen de vuelta los vestiditos ye-yes de los sesentas, o incluso los pantalones campana de los setentas, pero sabías que los ochentas nunca volverían a atraparte en sus redes. Pero lo están haciendo. Lo sabes. Lo ves en tu armario.

Vale. Pues ahora acuérdate de aquellos anillacos de plástico tamaño XXL (y no digas que tú nunca llevaste uno de esos) y ahora prepárate, por que… vuelven. Estos son del artista del graffiti TooFly, les sobran colores y atención, porque son… ¡de madera!