Marketing Morcilla

Admitámoslo: vamos de modernos. Admitámoslo: nos reímos de tantas y tantas cosas que vemos por ahí. Pero admitámoslo también: hay muchas cosas ahí fuera, que de puro malas, logran su objetivo. Es el “marketing morcilla”, surrealismo en estado puro, chapuza, escasez (¿o demasía?) de ingenio que… ¡funciona! Una vez que lo has visto, tu vida no vuelve a ser lo mismo. Una vez que lo has visto, no lo olvidas. Una vez que lo has visto, ahí está para siempre. Y ese es el objetivo, ¿no?

06[1]

3 pensamientos en “Marketing Morcilla

  1. Gracias Iker. Para tu vuelta un reto: a ver si eres capaz de encontrar Tijerpein.

    Tres pistas:
    1.- Sólo lo puedes encontrar en la capital del mundo (cómo no).
    2.- En una zona con connotaciones horticulturales
    3.- Está cerquita de un centro del saber

    Y una advertencia: sólo puede contemplarse en horario comercial. Lamentablemente el resto del tiempo lo cubren con una persiana. Oooohhhh….

  2. Pingback: Caleidoscopio para computerizados « Es blog. Es simple

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s