Caleidoscopio para computerizados

¿Recuerdas la emoción al girar aquel tubo misterioso y ver aquellos diseños que cambiaban a cada instante? ¿Recuerdas los colores, las formas, el sonido? ¿Has pensado alguna vez en cuánto tiempo pasaste con el ojo pegado a aquel cacharro?. Si has respondido a alguna de estas cuestiones afirmativamente Repper te va a encantar. (Además es gratis y no tienes que descargarte nada) Selecciona una imagen y disfruta. Mira lo que hemos hecho nosotros en dos minutos, con la fotografía de Tijerpein

tijerpein 1Tijerpein 8Tijerpein 6Tijerpein 10Tijerpein 9Tijerpein 3

Marketing Morcilla

Admitámoslo: vamos de modernos. Admitámoslo: nos reímos de tantas y tantas cosas que vemos por ahí. Pero admitámoslo también: hay muchas cosas ahí fuera, que de puro malas, logran su objetivo. Es el “marketing morcilla”, surrealismo en estado puro, chapuza, escasez (¿o demasía?) de ingenio que… ¡funciona! Una vez que lo has visto, tu vida no vuelve a ser lo mismo. Una vez que lo has visto, no lo olvidas. Una vez que lo has visto, ahí está para siempre. Y ese es el objetivo, ¿no?

06[1]

¿Staycacionas?

Polaroid BarbucciAlguno en la oficina se queja amargamente porque este año le toca “staycacionar”. Yo, lo mismo que tu, ni p*** idea de lo que hablaban, pero he estado indagando… Resulta que staycacionar es no marcharse por ahí de vacaciones. Y si antes era una faena no irte al fin del mundo (o por lo menos arrastrarte a algún sitio con sol garantizado) ahora es de lo más cool, de lo más in, de lo más moderno y de lo más estupendo quedarte en tu casa.

Por supuesto, los artífices de este cambio han sido los americanos (me muero por conocer a alguno) que se han inventado la palabra Staycation para designar al concepto y ahora hacen orgullosos bandera de ello. Pero eso si, no de cualquier manera: staycacionar tiene sus requisitos (y de entre todos los que puedes encontrar en internet, en la oficina se quedan con estos)

  • Igualito igualito que si te fueses a la Conchinchina (que no sé dónde está, pero por aquí mandan a mucha gente para allá), hay que organizar con anticipación lo que vas a hacer todos y cada uno de los días de asueto. Buscar información, museos, lugares, restaurantes,… 
  • Hay que notificar al mundo que uno se marcha de vacaciones y que va a ausentarse durante un tiempo. Respuesta automática en el correo, buzón de voz, etc. No estás disponible para nada ni para nadie. Igualito igualito que si te fueses a la Conchinchina (que si, existe)
  • Deja todo lo que tengas que hacer hecho de antemano. Son tus vacaciones y no vale “arreglar la pata de la mesa que cojea”, ya la arreglarás a la vuelta. Por que si estuvieses en la Conchinchina no ibas a poder arreglarla, ¿no?, pues igualito igualito.
  • Prohibido fregar: se desayuna, se come y se cena en la calle. Seguramente no encuentres los exóticos menús que podrías degustar en la Conchinchina, pero por lo menos no friegas.
  • Último, pero muy importante: hay que hacer fotos, igualito igualito que si te fueses a la Conchinchina. (E Igualito igualito que si te vas a la Conchinchina, a la vuelta NO es necesario que obligues a tus amigos a participar en una sesión para ver tooodas las fotos y los vídeos de tus vacaciones)

staycation_header_Photo by BlueOrchidBags

Así que si este año te toca no marcharte por ahí, no desesperes. Luce con orgullo tu condición de Staycacionador y piensa que estás creando tendencia. O así se consuelan en esta oficina…

Una propuesta

Verano. Calor. Descanso. Tiempo libre… Y no todo va a ser playa, deporte y vacaciones. Así que para esas tardes tontas de sofá, en las que no quieres hacer demasiado, te proponemos pasar un rato con Koolhaas Houselife (una película de Ila Bêka and Louise Lemôine). Una reflexión sobre cómo es el día a día en la Maison a Bordeaux una obra maestra de la arquitectura contemporánea, diseñada por el genial Rem Koolhaas en 1998 para una persona en silla de ruedas. Plataformas que suben y bajan, ventanales que se abren automáticamente, muros que rotan, domótica a go-gó… Y para contarnos cómo se vive en una casa así, quién mejor que la persona que la limpia cada día. No nos digas que ver este pedazo de casa a través de los ojos de quien “la sufre”, no te suena a propuesta más que interesante.

Dvd_Book_Pictures_1

Por si quieres hacer boca, ahí van dos trailers:

Ah!, y si te enteras de dónde hay que apuntarse para hacerse fan de Guadalupe Acedo, la mujer que fregona en mano y con tanta dignidad (y cara de ¡coño qué lento va esto!) sube en la plataforma, nos avisas…

Koolhaas_Houselife_2

Redecora tu oficina (o tu casa)

Ahora que llega el calorcito puede que te entre el run, run de “aprovechar” para darle una manita de pintura a esto o a aquello (¿?). Craso error. Pero si llegase a ocurrir, aquí tienes la solución ideal para darle la vuelta a cualquier espacio en un ti-tá!!! sin mancharte, sin ensuciar nada y sin que tengas que arrepentirte de haber empezado.

Si: existe. Se puede… Se llama “papel magnético” y es, eso: un papel magnético tipo pegatina que se adhiere a la pared y sobre él colocas la imagen que más te gusta. ¡¡¡¡¡Taaaachaaannn!!!!! Y ya está. Así que no pierdas tiempo con colas, vinilos, papeles, pinturas y demás, pásate al magneto y ¡vete a la playa!

Moove-Paper-2Moove-Paper-3

cabaneforet

Moove-PaperMoove-Paper-5